Mulago Foundation | Lecciones de aquellos que ya vivieron una crisis

Lecciones de aquellos que ya vivieron una crisis

Consejos ofrecidos por la red de Mulago para esta crisis

by Kevin Starr

Apr 10, 2020

Con este propósito, entrevistamos a varios de nuestra red Mulago que sobrevivieron la recesión económica del 2008 y otras crisis y obtener sus mejores consejos para enfrentar esta que vivimos ahora. Aquí les resumimos lo que han dicho. Podría parecer presuntuoso enviarle esto a un grupo tan lleno de experiencia, líderes de organizaciones que saben como sobreponerse a las dificultades gerenciales, pero este compendio reúne lecciones colectivas de personas a veces más sabias que nosotros.

Nos dirigimos más bien a las organizaciones incipientes, Uds. los de mayor trayectoria y experiencia por favor sean generosos con su paciencia. Redactamos como si nos dirigiéramos a los gerentes ejecutivos, pero en realidad es para toda la plana mayor, ya que nadie puede hacerlo solo.

Le agradecemos en particular y sin jerarquía alguna a: Alasdair Harris, Andrew Youn, Christine Su, Chuck Slaughter, Anushka Ratanyake, Raj Panjabi, Ella Gudwin, Paul Skidmore, Reade Fahs, Jim Taylor, Judah Pollack, John Arnhold, Russ Siegelman, Emily Bancroft, Ari Johnson, Willy Foote, David Weekley, and Gustav Praekelt.

Les pedimos a todos que nos dieran puntos precisos y breves. 

Entonces. Esta crisis será larga y profunda. Ninguno de nosotros ha recibido un puñetazo con la fuerza de este. Es probable que únicamente la pandemia dure entre 12-18 meses y solo Dios sabe cuanto durará la recesión económica. Hemos conversado con el grupo sobre:

1) Como sobrevivirán

2) como podrán continuar haciendo impacto

3) y como responderán específicamente al COVID 19?

En ese orden y no a la inversa. En este momento existe una preponderancia de generosidad, pero la seguirá la mentalidad de escasez, prepárense para esa. Esta es una maratón, no la carrera de 100 metros. Controla tu ritmo. Necesitas llegar al final. Aquí va:

Sobrevive.

Si te comprometes a una solución flexible y escalable, la gran mayoría de su impacto yace en el futuro y debes llegar a él. Cualquier otro método no llega ni al talón. Permite que tu dedicación hacia los que sirves ahora en el presente, se extienda a ellos en el futuro. Permite que tus sueños de logros con impacto se puedan extender hacia los del futuro. Cuando tomes decisiones hoy que sean de esos sueños con impacto escalable para que te otorguen tranquilidad mental al enfrentar las difíciles decisiones que se avecinan.

Respira.

Tus logros y éxitos se deben a que hiciste cosas, tomaste acción. Ahora y cada tanto haz una pausa periódicamente. Busca la calma y cuando la encuentres evalúa lo que está ocurriendo. Eres mucho mas astuto y perspicaz cuando reduces ese estado de alerta sobre si luchas o huyes. Cuídate. La primera regla del rescatador es evitar ser víctima. Repito, esto va para largo. Duerme, aliméntate, haz ejercicio, toma tiempo con tus seres queridos, aunque sea de manera virtual. Lo que siempre te sirvió de sustento es ahora más importante que nunca. Que todo esto se convierta en responsabilidad y no en lujo.

Planifica.

Desecha tu plan pre-pandemia. Tus admirables visiones de crecimiento, esas metas ambiciosas- todo, tíralo. Vas a necesitar un plan nuevo y tendrás que reajustarlo periódicamente. Los simulacros de posibles situaciones son una herramienta esencial que te ayudaran a generar ese nuevo plan. Aquí va una manera de hacerlo:

  • Concéntrate en los próximos 12 meses.
  • Establece por lo menos dos situaciones simuladas: caso malo y catástrofe. (El mejor de los casos ya cayó por la ventana.)
  • Enfócate en lo que debes hacer para sobrevivir y lo que necesitas para lograr tu impacto.
  • Calcula – rigurosamente – con cuanto dinero cuentas: esto es lo que hay en mano y de lo que tienes certeza llegará. (Todo lo demás es improbable y aun lo “cierto”, es solo sospecha).
  • Designa ese dinero así: a) lo requerido para sobrevivir y b) lo requerido para mantener impacto.
  • Decide de antemano que sucesos determinarán el pasar de malo a catástrofe.
  • Y como en toda crisis, mantente alerta a las oportunidades inesperadas.

En todo caso esto es lo básico. Quizás te sea útil un ejercicio pre-mortem: Con tu equipo, imagina que la organización deja de existir en 18 meses. ¿Por qué ocurrió? ¿Como podríamos haberlo evitado?

Recorta.

El dinero efectivo reina. Obtenlo y atesóralo. Recorta y reduce gastos pronto, con velocidad e inteligencia – de errar, hazlo por el lado de mayor reducción. Tendrás que reducir nómina salarial – piensa primero en como proteger a tus empleados más vulnerables. No contrates personal nuevo y congela pagarés. Hazte agudamente consciente de tu flujo de caja y en todo momento deberías saber cuando al nivel de gasto actual, se te acabará el dinero. Determina cuanto tiempo durará el flujo de caja- por ejemplo, 6 meses hasta que se acabe el dinero- esto sería lo que propulse el paso a situación de catástrofe. Requiere que tus financiadores y donantes te den ahora, el dinero que te prometieron para más tarde. Entonces, pídeles más.

Lidera.

El hecho de ser líder quizás muestre que tus rayas pertenecen a otro tipo de tigre. Como veas y enfrentes esta situación puede ser enormemente diferente a como lo harán otros. Usa esta diferencia de manera proactiva. Debes suponer que la gente está ansiosa. Tendrás que tomar decisiones difíciles rápidamente. Hazlo todo con compasión y empatía consciente. Quizás no tengamos que recordártelo, pero cuida a tu gente. Reúnelos dando esperanza, seguridad y mantenlos informados. Establece un sentido de sacrificio compartido, comenzando con los recortes salariales desde arriba. Protege con ahínco a los de sueldos mas bajos, ellos son los más vulnerables y lo que hagas por ellos hará eco dentro de la institución. Pide ayuda a todo nivel - así descubrirás quienes se destacan y brillan. Inclínate hacia la acción, generalmente es mejor pedir disculpas, que pedir permiso.

Comunica.

Más de lo que parezca necesario y más de lo que parezca razonable. Con tu equipo (incluyendo la junta directiva) mantén comunicación a intervalos regulares, frecuentes y predecibles. Establece un equilibrio entre honestidad y transparencia cuando las noticias sean malas, pero siempre envueltas en un espíritu de optimismo. Trata de hablar con individuos siempre que puedas.

Con financiadores y donantes: Comunícate con ellos individualmente comenzando con el más importante y el más probable de duplicar su contribución. Pídeles más apoyo y haz énfasis en cosas específicas que puedes lograr con su aporte. Debes mantenerlos conectados y actualizados sobre lo que haces. Impresiónalos con tu planificación y respuesta oportunas.

Con otros: Piensa en quien te puede ayudar ahora, a quien puedes tú ayudar y quienes te serán importantes cuando te estés recuperando.

Con todos: Toma tiempo para pensar con detención en como y qué dirás. Hay mucha interferencia en el sistema en este momento, asegúrate que todo lo que comuniques sea señal clara. Generalmente mientras más claro y conciso, mejor. Todos están recibiendo un exceso de comunicaciones. Si lo haces con claridad, brevedad y consideración, lo que digas resaltará. Definitivamente vale la pena tomarte el tiempo necesario para comunicarte bien.

Responde.

La mayoría de Uds. tendrán que responder directamente a la crisis misma del COVID-19. Algunos de Uds. no, que no sea problema el sencillamente preocuparse de sobrevivir y subsistir. Si van a responder directamente, piensen sobre si poseen alguna ventaja comparativa que sirva de fuste a esa respuesta. Algunos, aquellos de la educación tecnológica, medios de comunicación masiva, lo altamente digitalizado, etc., pueden ver oportunidades que les provean resultados rápidos en escala. Si es así piensen en como esta iniciativa de “guerra” podría otorgarles éxitos constantes durante tiempos de paz cuando esto acabe. El resto de Uds. asegúrese que todo lo que hagan sea oportuno, de alto impacto, relevante a su misión y de gran visibilidad. Ser visibles no quiere decir ondear banderas, de hecho, debes hacer lo posible por realzar el trabajo de otros, especialmente funcionarios públicos que serán importantes para tus éxitos futuros. Trata de no usar tu dinero efectivo para la respuesta, excepto cuando absolutamente necesario, este recáudalo por separado. Recuerda, que la primera regla del rescate (para tu organización) es no convertirse en víctima. Y asegúrate que lo que hagas sea efectivo, no te puedes dar el lujo de desperdiciar dinero, alcance o tu reputación, en algo que no está del todo listo para poner en escena.

Readapta.

A ciertos de Uds., por así decirlo, les sobrará amplitud de banda: extra personal, tiempo, energía y hasta quizás un poco de dinero debido a lo que han postergado. Usen esa porción de la banda. Piensen en lo que van a requerir con el paso del tiempo para llegar a la próxima etapa de ese camino. Quizás existan experimentos que tuvieron que hacer o podrían hacer que pudieran llevarlos a éxitos futuros, cosas que pueden rediseñar o estrategias que repensar. A las personas con talento y bien capacitadas se le puede asignar nuevos papeles y tareas. Incluso puede ser que aquellos que parecían inalcanzables ahora estén ansiosos de hablar contigo. Hasta puedes llegar a descubrir que con algo de tiempo e imaginación encuentres la manera de lograr aquello que creías casi imposible. El innovar puede que te resulte más importante que aquellos recortes. Pueden también existir maneras de establecer buena fe y conexiones que necesites cuando estés listo para recuperar tu ímpetu total.

Recupera.

Todo esto acabará un día y entonces tendrás la oportunidad de recuperar y hasta acelerar tu impulso. Piensa como hacerlo. Existe algo de simbolismo Zen en todo esto: mientras tu te enfocas en como sobrevivir a corto plazo, tienes que estar constantemente pensando en el efecto que tendrán las decisiones que tomes ahora, en tu capacidad de recuperar tu estabilidad más tarde. Hacer lo difícil ahora puede estructurarse de manera tal que te dejará más fuerte en un par de años.

Brilla.

“los relatos de lo que haces hoy, harán eco con el pasar de los años.”

Esta es tu oportunidad de brillar. La manera en que lideras, como respondes a la crisis, las decisiones difíciles que tomes y tal vez más importante aún la forma en que perseveraste entre aquellos a los que prestas servicio – son el tipo de cosas que moldearan la cultura de tu organización, su reputación y el impacto que tenga en los años por venir. Deja que esto a su vez dé forma a las decisiones de hoy. Así quizás haciendo de lo difícil, algo mas fácil.

----

Adenda: con sus propias palabras.


Consejos de aquellos que ya han vivido una crisis

Comments

Latest Posts
Categories
Share